Aviso: Esta página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si continúas navegando, sin modificar la configuración, consideramos que aceptas su uso. Puedes modificar la configuración en cualquier momento. Leer más sobre privacidad - Cerrar Aviso

realezaWeb :: Buscar

Registro - Conectar   Recordar

Índice de Foros Realeza
[ Registrarse ] Perfil | Mensajería privada | Conectarse |  F.A.Q. | Buscar  
[ Inicio ] [ Índice de Foros ] [ Mis Favoritos ] [ Rangos ] [ Chat ]
MONARQUÍA y TRADICIÓN


Alfonso XII y María de las Mercedes de Orléans y Borbón
Reyes de España

Página 1 de 6 | Ir a página 1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente

Ir abajo | Responder

Publicar Nuevo Tema   Responder al Tema        Índice de Foros Realeza -> Casa Real de España (Historia)
 Ver tema anterior :: Ver siguiente tema  
Autor Mensaje
letizia princesa astur
Su Alteza Real
Su Alteza Real
letizia princesa astur

Registrado: 15 Nov 2008
Mensajes: 1362
Promedio por Día: 0.66
Ubicación: Gijón- Asturias-España



Mujer



Estado: Desconectado
MensajePublicado: 10 Nov 2010 1:30 am    Título del mensaje: Alfonso XII y María de las Mercedes de Orléans y Borbón Responder citando

Fue la quinta de los hijos de Antonio de Orleans (1824-1890), duque de Montpensier, hijo del rey Luis Felipe I de Francia, y de la infanta Luisa Fernanda de Borbón (1832-1897), hermana de Isabel II, que entonces reinaba en España. Pasó su infancia en Sevilla, ciudad por la que sintió especial predilección. Durante el período del Sexenio Democrático, tuvo que partir hacia el exilio. En diciembre de 1874, se restauró la monarquía en España con el pronunciamiento en Sagunto del general Martínez Campos, a favor del príncipe Alfonso, hijo de Isabel II, que fue proclamado rey de España. La reina había renunciado a sus derechos dinásticos. Mercedes regresó entonces a España, instalándose con su familia en Sevilla, en el Palacio de San Telmo que ya había sido la residencia familiar.

Dos años antes, en 1872, Mercedes y su primo el príncipe Alfonso habían iniciado una relación amorosa. A pesar de la oposición de Isabel II a la boda, a causa del enfrentamiento que mantuvo con el Duque de Montpensier, y de la preferencia del gobierno por un matrimonio con alguna princesa europea (una de las candidatas deseadas fue la princesa Beatriz del Reino Unido, hija de la reina Victoria), se impusieron los deseos del ya convertido en rey Alfonso XII, celebrándose la boda el 23 de enero de 1878 en la madrileña basílica de Atocha.

El matrimonio fue breve por la prematura muerte de la reina Mercedes a causa del tifus cinco meses después. Falleció en el Palacio Real de Madrid, acompañada en todo momento por su esposo. Fue enterrada en una capilla del Monasterio de El Escorial, no pudiendo ser en el panteón real, reservado únicamente a las reinas que tuvieran descendencia. La reina Mercedes fue impulsora de la construcción de la Catedral de la Almudena de Madrid, cuya construcción se inició en 1883. Sus restos fueron trasladados a esta catedral el 8 de noviembre de 2000, en cumplimiento del deseo expresado en su día por el rey Alfonso XII



El impacto social que produjo la prematura muerte de la reina María de las Mercedes, y la desolación del rey, que abandonó la Corte, retirándose al Palacio Real de Riofrío, hizo popular una tonadilla, basada en un antiguo romance español, que convirtió en mito la historia de amor entre Alfonso y María de las Mercedes. El romance real fue llevado al cine en dos ocasiones, con las películas ¿Dónde vas Alfonso XII? y ¿Dónde vas triste de ti?.

En 2003, María Pilar Queralt del Hierro publicó la novela histórica De Alfonso la dulcísima esposa, donde se narra con gran rigor documental la vida y los amores esta reina de España


Ultima edición por letizia princesa astur el 28 Nov 2010 8:56 pm; editado 4 veces
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo
letizia princesa astur
Su Alteza Real
Su Alteza Real
letizia princesa astur

Registrado: 15 Nov 2008
Mensajes: 1362
Promedio por Día: 0.66
Ubicación: Gijón- Asturias-España



Mujer



Estado: Desconectado
MensajePublicado: 10 Nov 2010 1:32 am     Responder citando

Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo
letizia princesa astur
Su Alteza Real
Su Alteza Real
letizia princesa astur

Registrado: 15 Nov 2008
Mensajes: 1362
Promedio por Día: 0.66
Ubicación: Gijón- Asturias-España



Mujer



Estado: Desconectado
MensajePublicado: 10 Nov 2010 5:11 pm     Responder citando

Es María de las Mercedes, una mujer que forma parte de la memoria popular, tanto que hasta le cantan por las calles la copla “María de las Mercedes / no te vayas de Sevilla…”. Fue la joven esposa de Alfonso XII, con quien vivió solamente cinco meses, arrebatada de este mundo por una terrible tuberculosis.
En Sevilla sus padres, los Duques de Montpensier, mantenían una auténtica Corte.
Muy joven, se enamora de su primo, el Rey Alfonso XII, que le lleva dos años. Se casan en 1878, siendo apenas unos muchachos, ella con 18 años, él con veinte.

La boda impacta fuertemente en el ánimo de los españoles, de la gente del pueblo, que pronto empiezan a repetir romances, como aquellos versos que destacan que “se casaron por amor / como se casan los pobres”.

Porque, en efecto, muchos desaconsejaron al Monarca el matrimonio con su prima, apelando, entre otras cosas, al oscuro trajinar de Montpensier, un conspirador atrabiliario. El amor pudo por encima de todo. Y la fatalidad arrasó con ese amor en solamente cinco meses. Otra canción, “¿Dónde vas Alfonso XII / dónde vas triste de ti?”, guarda memoria colectiva de la honda tristeza del jovencísimo Rey.

Razones de Estado, además de la necesidad de asegurar cuanto antes la sucesión, llevaron a Alfonso a contraer matrimonio sólo un año después, con la archiduquesa María Cristina de Habsburgo-Lorena. Seis años más tarde, el Rey muere, víctima de la tuberculosis también como su primera y añorada esposa.

La última voluntad de Alfonso XII fue que los restos mortales de María de las Mercedes, a la sazón depositados en el “pudridero” de El Escorial, tuvieran una sepultura singular: la Catedral de Madrid. Un templo que entonces aún no existía, y que ha tardado un siglo es ser concluido. Ahora, una vez terminado, se ha habilitado una cripta digna de la Reina, donde reposará definitivamente, como decimos, a partir de noviembre.

El traslado de los restos ha requerido, lógicamente, el visto bueno del actual Rey, don Juan Carlos de Borbón, cabeza de la Familia Real española, que da así cumplimiento a la voluntad de Alfonso XII, como antes hiciera el Conde de Barcelona, cuando trajo desde Roma, a El Escorial, los restos mortales de su padre, Alfonso XIII.

“Cuatro duques la llevaban por las calles de Madrid” canta la copla, recordando el entierro de María de las Mercedes. Ahora, la ceremonia será mucho más discreta.


Ultima edición por letizia princesa astur el 10 Nov 2010 5:45 pm; editado 1 vez
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo
letizia princesa astur
Su Alteza Real
Su Alteza Real
letizia princesa astur

Registrado: 15 Nov 2008
Mensajes: 1362
Promedio por Día: 0.66
Ubicación: Gijón- Asturias-España



Mujer



Estado: Desconectado
MensajePublicado: 10 Nov 2010 5:18 pm     Responder citando

ALFONSO XII: El rey liberal
El único rey que se ha proclamado abiertamente liberal. Alfonso llevó siempre con discreción y sufrimiento íntimo la mala fama de su madre Isabel II. En contra de la opinión de Cánovas, decidió casarse con su prima María de las Mercedes, hija de Luisa Fernanda y el Conde de Montpensier.
El único rey español que se ha proclamado abiertamente liberal -antes incluso de subir al trono- fue el hijo de Isabel II que, de sostenida, mimada y hasta pervertida por los liberales de su época, pasó a ser destronada en la revolución de 1868.
Nació Alfonso el 28 de noviembre de 1857 y fue presentado en público, sobre la ritual bandeja de oro, mientras Narváez iba dejando paso a O4Donnell en el gobierno. Y llegó el rorro con acompañamiento popular de alegría y jolgorio. Si por falta de sucesión masculina en Fernando VII llevaban isabelinos y carlistas 20 años matándose, es muy comprensible la algazara.
Alfonso llevó siempre con discreción y sufrimiento íntimo la mala fama de su madre y la no mejor de su padre oficial. Una, por escandalosa en su licenciosidad; el otro, por escandaloso en su inclinación sexual, que le hacía poco propicio y físicamente poco eficaz para la procreación. Ninguno dejó de fastidiar al vástago durante toda su vida.

Cuando fue proclamado Príncipe de Asturias en Covadonga, la reina añadió a todos sus nombres el de Pelayo. Acierto indudable, porque a los 11 años le tocó emprender la reconquista del trono español, perdido por Isabel II para siempre jamás, jamás, jamás.
Entonces empezó de verdad su vida. En el amargo exilio del que ha nacido príncipe y se ve en la calle, fue educándose bajo la tutela de unos maestros que fueron también amigos. Entre ellos destaca el Duque de Sesto, sombra y apoyo durante toda su existencia. Liberal en sus ideas y en la utilización de su enorme fortuna, el duque estaba casado con una rusa hermosísima, Sofía Trubetzkoy, que pasaba por hija natural del zar y que compartía con su marido cosmopolitismo, liberalismo y entusiasmo monárquico (hubiera sido excesivo pedirles aversión al adulterio).

Ambos desarrollaron la trama civil de la Restauración en la alta sociedad madrileña mientras Antonio Cánovas del Castillo dirigía la política y trataba esforzadamente de que no fuera estorbada o suplantada por la trama militar. No fueron los únicos pero sí decisivos.
Alfonso estudió tres años en el Colegio Theresianum de Viena, para aprender lo germánico sin olvidar lo católico. Después le eligieron la Academia Naval de Sandhurst, la mejor de Europa, para mejorar su inglés y acrecentar su amor al parlamentarismo británico, aunque en ella sólo pasó una temporada antes de volver a casa, o sea, a Palacio. Fue notable estudiante, precoz en lo político, valeroso y buen patriota. ¿Se puede pedir más a un hijo de Isabel II y nieto de Fernando VII? Cuando el general Martínez Campos, adelantándose y contrariando a Cánovas, se pronunció en Sagunto por Alfonso, éste hizo pública su identidad política, en forma de carta pública, con fecha de 1 de diciembre de 1874, aunque fuera más temprana su redacción.

Ese texto, conocido por Manifiesto de Sandhurst y redactado cuidadosamente por Cánovas, dice entre otras cosas de sustancia: «Huérfana la nación ahora de todo derecho público e indefinidamente privada de sus libertades, natural es que vuelva los ojos a su acostumbrado derecho constitucional y a aquellas libres instituciones que ni en 1812 le impidieron defender su independencia ni acabar en 1840 otra empeñada guerra civil (...). Sea la que quiera mi propia suerte, ni dejaré de ser buen español, ni, como todos mis antepasados, buen católico, ni, como hombre del siglo, verdaderamente liberal». Y firma: «Alfonso de Borbón».

Cánovas, historiador de fuste, hacía al posible rey hijo de las cortes de Cádiz; de religión católica, como los carlistas que le hacían la guerra; y dispuesto a favorecer la modernización de España, que ya entonces llamaban regeneración. El primero que lo entendió así fue el generalísimo carlista don Ramón Cabrera, El Tigre del Maestraztgo, que brindó público apoyo en Londres al futuro rey. Estaba en el aire la necesidad de paz civil.

Alfonso entró en España al comenzar el año 1875, por Barcelona, que le recibió entusiásticamente. Lo mismo pasó en Valencia, donde Martíenz Campos presumió lo suyo
Pero fue en Madrid, faltaría más, la apoteosis.

Con sus 17 años flacos encaramados a un imponente corcel blanco, el rey adolescente apenas podía avanzar por la Castellana entre los vivas de la muchedumbre. Y Borbón al fin, saltándose el protocolo, provocó una anécdota que sería fabulosa si no fuera simplemente cierta: viendo Alfonso a unas mozas muy bullangueras, que se ganaban la vida en el mercado de la Plaza de la Cebada, cedió a su instinto político y se acercó caracoleando para agradecerles sus vítores. «¡Más gritábamos cuando echamos a la puta de tu madre!», le explicó una moza enardecida. Por si no sabía el rey a qué atenerse.


Puede decirse que la coronación popular de Alfonso XII terminó ahí, tras lo cual marchó inmediatamente a visitar al ejército que luchaba contra los carlistas, mietras Cánovas preparaba la Constitución más longeva de nuestra Historia.

Pero su vida personal, como siempre en los reyes, marcó la trayectoria de la institución. Al visitar la primera línea de las tropas en la batalla de Lácar estuvo a punto de ser hecho prisionero. Escapó de milagro, como algún tiempo después a un atentado anarquista, pero su salud se la guardaba. Tuvo en 1876 un vómito de sangre que, si bien no trascendió fuera de su círculo íntimo, delataba una tuberculosis sorprendentemente inadvertida en la infancia, escondida en la adolescencia y que lo emplazaba fatalmente antes de cumplir los 20 años.

Se hacía urgente encontrarle novia y, por una vez, contrarió a Cánovas eligiendo a su guapa prima hermana Mercedes, hija de Luisa Fernanda y el Conde de Montpensier. Este era uno de los asesinos de Prim según el sumario instruido tras el crimen y Cánovas, como otros liberales, lo sabía.

Varios se negaron a votar en las Cortes a la hija de un asesino como reina de España, aunque Mercedes nunca supo la razón. Isabel II, para romper el idilio, fue más lejos y le echó por delante a una belleza extraordinaria, la cantante de ópera Elena Sanz, a la que ya había mandado a visitarle -tal vez a iniciarle en el sexo- al colegio vienés.

Cantando con Gayarre La Favorita -nombre que se le adjudicó-, Elena hechizó al Príncipe, que dejó a su primera contralto, Adelina Borghi, y le puso a Elena un piso junto a Palacio. La boda, tras el acuerdo de las cortes, se celebró pese a todo, con la poco lamentada ausencia de Isabel II. Pero desde la ultratumba masónica, Prim se vengó: a los cinco meses moría de tifus, larvado como la tuberculosis de Alfonso, la reina Mercedes, que pasó inmediatamente al romancero popular.

Alfonso le guardó luto... a su modo. Tuvo dos hijos con Elena Sanz y aceptó casarse con María Cristina de Austria, inteligente, devota, fría, celosa y, por fortuna, constitucional. El rey, aburrido en Palacio y enfebrecido por su enfermedad, comenzó una carrera contrarreloj para disfrutar de la vida que se le escapaba. No dormía, apenas comía y pasaba las noches de cama en cama. Tuvo aún tiempo para tener dos hijas legítimas y dejar a la reina embarazada de un niño, el futuro monarca Alfonso XIII.

Vio asentarse el turno de partidos y quiso el destino que su último gobierno fuera de Cánovas, vuelto al poder en 1884. El 25 de noviembre de 1885, tras verle cumplir sus obligaciones hasta el último día, España perdió al rey más popular de su historia moderna. Le faltaban tres días para cumplir los 28 y llevaba tres años muriéndose. Tuvo el final romántico que merecía: muy español, muy liberal.


Ultima edición por letizia princesa astur el 10 Nov 2010 6:21 pm; editado 1 vez
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo
letizia princesa astur
Su Alteza Real
Su Alteza Real
letizia princesa astur

Registrado: 15 Nov 2008
Mensajes: 1362
Promedio por Día: 0.66
Ubicación: Gijón- Asturias-España



Mujer



Estado: Desconectado
MensajePublicado: 10 Nov 2010 5:25 pm     Responder citando

CRÇONICAS DE LA ÉPOCA



TRAS FALLECER mARIA DE LAS mERCEDES...Podemos leer en diversas crónicas de la época, como desde el primer momento, la exiliada reina Isabel II apoyaba la candidatura de la archiduquesa de Austria María Cristina de Habsburgo-Lorena para esposa de su hijo Alfonso XII. Es más, llegó a afirmar que: “Si la boda de Alfonso se hace con la archiduquesa María Cristina, yo iré al casamiento, aunque me vuelva después aquí,...” Comentar simplemente que Isabel II se había negado a acudir al la boda de Alfonso con María de las Mercedes de Orleáns, considerando dicho matrimonio fruto de las intrigas de su cuñado el duque de Montpensier
Parece ser que tras la elección de la archiduquesa de Austria María Cristina de Habsburgo-Lorena como futura esposa de Alfonso XII, y cuando en su viaje hacia España estaba atravesando Francia, los ministros del gabinete conservador, y más especialmente su presidente Arsenio Martínez Campos (Segovia, 1831-Zarauz, 1900), hubieron de obligar al rey Alfonso XII a viajar hasta el sur de Francia para que recibiera a su prometida, debido sobre todo a la apatía que mostraba el joven monarca ante su próxima boda.
Según otras crónicas, fue el mismísimo Alfonso XII quien, no confiando en que la belleza de su prometida fuera tanta como le afirmaban sus ministros decidió concertar una entrevista privada con la archiduquesa María Cristina de Habsburgo-Lorena. Así pues, el encuentro tuvo lugar el 22 de agosto de 1879, en la playa de Arcachon (Francia), donde el apuesto Alfonso XII se presentó de incógnito, utilizando el nombre de marqués de Covadonga, acompañado únicamente por su fiel amigo el marqués de Alcañices.

El primer encuentro entre María Cristina de Habsburgo-Lorena y Alfonso XII se desarrolló en Ville Bellegarde. La joven María Cristina se hizo acompañar de su madre, la archiduquesa Isabel quien, era muy bella y a pesar de haber tenido cinco hijos tenía una estupenda figura, que no pasó desapercibida para Alfonso y para el duque de Alcañices. Al parecer tras el encuentro María Cristina comentó a su madre lo guapo que era Alfonso, mientras que Alfonso comentó a Alcañices: “No te esfuerces en querer quedar bien Pepe, a mí tampoco me ha parecido muy guapa... pero te habrás dado cuenta de que la que está bomba es mi suegra,...”
Recogen las crónicas de la época como para la primera cita con Alfonso XII, la archiduquesa María Cristina de Habsburgo-Lorena, ésta, había colocado sobre el piano de cola del salón de Ville Bellegarde un retrato de la fallecida reina María de las Mercedes. Piano que ella tocaba para calmar sus nervios cuando, apareció el apuesto rey.

Además, parece ser que le dijo a Alfonso: “Señor, mi mayor deseo sería asemejarme a María de las Mercedes, pero no me atrevo a asegurar que pueda nunca reemplazarla...”
La boda entre Alfonso XII y María Cristina de Habsburgo-Lorena se celebró el 29 de noviembre de 1879, con todo lujo y solemnidad en la basílica de Nuestra Señora de Atocha, en Madrid. Como había prometido Isabel II, abandona su exilio en París, y asiste a la boda como madrina de la boda, y según parece emocionada y feliz por el matrimonio de su hijo, ya que el anterior no había sido de su agrado. Después Isabel regresó al palacio de Castilla, en París, su residencia durante el exilio.[/img]
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo
letizia princesa astur
Su Alteza Real
Su Alteza Real
letizia princesa astur

Registrado: 15 Nov 2008
Mensajes: 1362
Promedio por Día: 0.66
Ubicación: Gijón- Asturias-España



Mujer



Estado: Desconectado
MensajePublicado: 10 Nov 2010 5:31 pm     Responder citando

28 septiembre
Alfonso y Mercedes. Reales leyendas Reales.
En un tiempo, como fueron aquellas últimas décadas del siglo XIX, época del triunfo del liberalismo en Europa y sobre todo, del Romanticismo, España pedía a gritos la figura de un personaje importante que encarnara todos aquellos valores que con denuedo y afán defendían miles de ciudadanos. Un personaje grande y noble, a la par que cercano; una persona que fuera capaz de ganarse la amistad y la confianza de los españoles con su proximidad y su justicia, alguien con quien identificarse. Una persona en fin que fuese capaz de forjar una leyenda que perdurase para siempre en la memoria. Y este hombre fue el rey Alfonso XII de Borbón.
Una fría mañana de diciembre del año 1874, un veterano general, descontento y preocupado por las constantes crisis del inestable gobierno de la República, dirigida entonces por el mejor orador que ha tenido España, Don Emilio Castelar; reúne a sus tropas en los campos de las afueras de la ciudad de Sagunto. Tras un encendido discurso, apelando al conocido argumento de salvar a la patria en peligro, termina diciendo: "Soldados, en nombre de la nación, representada aquí por su ejército en armas, proclamo rey de España a Don Alfonso XII. ¡Viva el rey! ¡Viva España!"
Este general era Don Arsenio Martínez Campos, que más tarde sería Jefe de Gobierno.
Pocos días más tarde, en el exilio parisino de la Familia Real, el marqués de Elduayen llevará esta noticia a una madre que tiempo atrás, había abdicado sus reales derechos en su hijo tras haber sido expulsada de España después de "La Gloriosa" de 1868. Ella era la reina Isabel II, que llorosa, se abrazó a su primogénito varón, ya convertido en rey. Él era un adolescente al que le había tocado sentarse en el trono.

Al mes siguiente, en el recién estrenado año de 1875, una enhiesta y soberbia figura, de regio porte, atraviesa las calles de Madrid montado en un caballo blanco. Los gritos y vítores se suceden a su alrededor. La multitud, cansada tras un intento frustrado de monarquía extranjera y de una ineficaz república, aclama enloquecida a su nuevo rey, que lleva sobre sus hombros el terrible peso del deber de tener que cumplir las esperanzas que en él ha depositado una nación entera.
Sin embargo, el apuesto jinete, un Alfonso XII de apenas 18 años, tiene la cabeza y el corazón en otra parte. Concretamente tres años atrás, en la Navidad de 1872, donde en el castillo francés de Randán, conoció a la que sería su gran amor. Se llamaba Mercedes y tenía 12 años. Era hija de un importante noble, nieta de un rey de Francia y de un rey de España. Su padre era el duque de Montpensier, Antonio María de Orleans, honbre serio y altivo, que ardía en deseos de ceñirse la corona real hispana. Su madre, era la tía de Alfonso, la Infanta María Luisa Fernanda de Borbón, hermana de Isabel II, mujer de agradable carácter, tranquila y muy amigable.

COMITIVA BODA ALFONSO Y MARIA DE LAS MERCEDES
23 DE ENERO DE 1878
Entre juegos inocentes, los dos primos comenzaron a conocerse y a enamorarse perdidanente el uno del otro. Un día, entre sus fantasías de niña alegre y despreocupada, le susurró a su amado amigo: "Entrarás a Madrid en un caballo blanco y todos te querrán, y será el caballo blanco del rey de la paz."
Poco o nada se imagnaba alguno de los dos que andado el tiempo, aquellas palabras se hicieran realidad y dulcemente las iba recordando Alfonso XII durante todo aquel recorrido; los primeros pasos que daba siendo un chico ilusionado que se había visto convertido en rey.

Aconsejado por su gobierno, liderado por políticos capaces como el ilustre malagueño Antonio Cánovas del Castillo, es capaz de hacerse con las riendas de un país desbocado. Dura tarea era esta de heredar una España con más males que bienes; pero con esfuerzo, las cosas comenzarán a ir mejor en el país a nivel general.
Si como se ha dicho antes, Alfonso XII ha pasado a la Historia con el sobrenombre de "el pacificador", no ha sido en vano. Además de sofocar na rebelión en Cuba y evitar una guerra con Alemania por el archipiélago de las Carolinas, su talante y decisión le llevaron a terminar rápidamente con una que ya estaba empezada. Se libraba en el norte desde hacía unos cuantos años, donde una parte del ejército tenía por rey a un primo lejano de Alfonso. Este "rey" era Carlos María de los Dolores de Borbón, Carlos VII para sus partidarios, los carlistas.
Como desde hacía siglos no lo hacían sus antepasados, Alfonso XII también adquirió fama de valentía poniéndose prácticamente a la cabeza física de su ejército, permaneciendo en el frente casi hasta el final de la contienda en 1876.
Cuando volvió a Madrid, el recibimiento que había obtenido al llegar a España el año anterior le pareció poco con lo que le aguardaba. El pueblo madrileño y el español en general, tenía ya a la figura de su rey poco menos que endiosada. Por todas partes aclamaban al valiente monarca que, a pesar de ser tan joven, había demostrado tanto coraje y les había traído la tan ansiada paz. Se levantaron monumentos a su persona por suscripción popular en diversos lugares del reino. El más famoso todavía puede verse hoy frente al estanque del parque del Buen Retiro.


Pero volvamos a la historia que nos ocupa. Desde aquel primer encuentro en un lejano castillo de Francia, al amor que unió después para siempre a Alfonso y Mercedes, no se había apagado lo más mínimo. Así lo demuestra la famosa Semana Santa del año 1875 en Sevilla, lugar donde la bella muchacha había pasado su infancia, dándole esa pizca de casticismo que tanto gusta a los españoles disfrutar en sus monarcas. En esta bella ciudad, en esta tan religiosa y popular celebración, se pudo ver, para delirio de los sevillanos, como la joven pareja de novios paseaba de brazo por las calles de Hispalis, sin más pompa ni protocolo, como una pareja más. Juntos visitaron varios sagrarios de la capital andaluza y juntos asistieron a las procesiones y a los toros, demostrando en público el cariño y el amor que sentían. Toda una estampa típica de los nuevos tiempos.

Cuando el rey cumple los 20 años, el gobierno y todo el país se empiezan a preocupar por la cuestión sucesoria. Alfonso XII necesita una reina.

Se barajan muchas opciones. Se nombran a muchas candidatas y el joven rey contempla los retratos enviados por varias princesas de Europa, entre las que destacan Beatriz de Inglaterra, favorita de Cánovas, y Estefanía de Bélgica.
Sentado en su mesa de despacho ante decenas de nombres e imágenes de su posible futura esposa y rodeado de los principales del gobierno que esperan impacientes una respuesta, el rey, con gesto sobrio y pausado, demostrando de que linaje proviene, se levanta de su silla, mira a los ojos a todos los que desesperan por que pronuncie un nombre, y muy calmado pero igualmente convencido dice: "Ya he elegiso. Me casaré con la Infanta María de las Mercedes de Orleans. Con ella y con nadie más." Acto seguido, con paso firme, sale del despacho.


La decisión del rey, que el pueblo español apoyaba sin reservas, no era bien vista en las altas esferas de la nobleza y la política. Ciertamente, la novia elegida lo reunía todo; era noble, joven, sana y católica, algo indispensable por aquel entonces. Pero el problema casi siempre era el mismo, e Isabel II lo expresó claramente: "No apruebo esta boda, no por la novia, que es un encanto, sino por su padre."
En efecto. Para todos los que se oponían a esta unión, el problema principal era Don Antonio María de Orleans, duque de Montpensier. Era sabido por todos que el hijo de Luis Felipe I de Francia era un conspirador consumado, que había hecho lo imposible para recibir la corona de España cuando su cuñada tuvo que exiliarse; corona que fue a parar a manos del duque de Aosta, Amadeo de Saboya. Pero lo más grave era aquello que le convertía en indeseable para la mayoría de los españoles, incluso para el propio Alfonso XII. Años atrás, quien sabe si por honor o por intereses, había matado en un duelo al duque de Sevilla Don Enrique de Borbón, liberal convencido y hermano del rey consorte Francisco de Asís.
Pero sin embargo, a pesar de su padre, la hermosa Mercedes tenía el amor de su pueblo que la adoraba con locura. Y lo más importante, el amor de Alfonso, y eso era más que suficiente.
Otro de los elementos que contribuyó a la posterior consolidación de la leyenda, fue la profecía que le hizo una gitana cuando aún era una niña. "Veo una corona real sobre tu cabeza. Hija, algún día tú serás reina." El destino pues, estaba trazado.

Según ordenaba la Constitución, el rey somete al Parlamento la aprobación de la boda. Se suceden numerosas y acaloradas discusiones bizantinas. Se valoran los pro y los contra del real enlace, pero no se decide nada. Al final de una larga intervención, un diputado, Claudio Moyano termina diciendo: "Señores, podemos seguir discutiendo de todas esas cosas, pero jamás voy a discutir sobre la Infanta Mercedes, porque los ángeles, señores diputados, no se discuten."
Asunto zanjado. Las Cortes aprueban la boda y se pide una dispensa de consanguinidad al Vaticano debido al grado de parentesco entre los contrayentes, que es firmada por León XIII.

El 23 de enero de 1878, Madrid está más bella que nunca. En la capital de España hoy van a comprometerse los reyes y todo el pueblo lo celebra. Las calles y los edificios principales están en todo su esplendor y tanto espectadores como invitados, lucen sus mejores galas. Entre la gente sencilla, se empieza a cantar una copla que dice:

Quieren hoy con más delirio
a su rey los españoles,
pues por amor se ha casado
como se casan los pobres.

La ceremonia se celebra en la basílica de Nuestra Señora de Atocha. Son padrinos la hermana del rey, la Princesa de Asturias Isabel "la chata" y su hermano, así como el rey consorte Francisco de Asís. La reina madre no asistirá.
La boda parece sacada de un cuento de hadas. Todo es perfecto. Cogidos del brazo, Alfonso XII y María de las Mercedes avanzan por la nave central de la Catedral. Él, de uniforme de Capitán General con todas las condecoraciones y el sable al cinto. Ella, entera de blanco, como una princesa de las que hablan las leyendas. Se arrodillan ambos ante el altar y tras una misa que pasa para ellos con una inusitada ligereza, se dan el "sí quiero" entre las lágrimas de emoción de los congragados.
Convertidos ya en marido y mujer, en rey y reina, recorren las calles de la ciudad en una elegante calesa en la que años más tarde, Alfonso XIII sufrirá un atentado el día mismo de su boda. Saludan y se hacen confidencias, haciendo las delicias de los habitantes enfervorizados de la villa y corte, rumbo al madrileño Palacio de El Pardo, donde iniciarán una, hasta entonces así lo pensaban, interminable luna de miel.

Juntos los dos recorren gran parte de España. Asisten a los damnificados de inundaciones en Murcia y de terremotos en Andalucía, lo que les convierte en héroes a los ojos de los ciudadanos. Los frecuentes paseos de los reyes por las calles de la capital son del gusto de todos, que se enorgullecen de ver a sus soberanos disfrutando como ellos de los sencillos placeres de la vida burguesa. incluso hay gente que saluda a la pareja diciendo sencillamente: "Buenos días Don Alfonso, buenos días Doña Mercedes." Pero lo que verdaderamente causa más alegría a sus súbditos, es saber y comprobar que los monarcas son, y están orgullosos de ser muy españoles, demostrándolo a cada ocasión con gracia y espontaneidad típicas. Su historia de amor crece sin parecer tener fin.

Pero la tragedia llega demasiado pronto. En la primavera de ese año, la reina sufre un aborto tras un difícil aunque muy deseado embarazo. Consigue recuperarse pero su salud se resiente. Le aquejan fiebres altas, hemorragias intestinales, trastornos, vómitos, etc. Alfonso XII no se separa de ella mientras dura su enfermedad, al igual que todo el pueblo de Madrid, que se congrega en los alrededores del Palacio de Oriente a la espera de alguna noticia sobre el estado de su tan querida reina.
Los médicos no se explican muy bien la causa de tales males. La leyenda nos dice que fue una tuberculosis causada por una lluvia que la sorprendió en una excursión; pero se ha hablado con más o menos razón de una infección por la pérdida del bebe, intoxicación e incluso de asesinato.
Lo cierto es que el día 26 de junio, recién empezado el verano, el cardenal primado de Madrid le impone la extremaunción y después de despedirse de sus padres y de su marido, la reina María de las Mercedes de Orleans y Borbón cierra los ojos para siempre. Hacía dos días que había cumplido los 18 años.

Indescriptible es la tristeza e incontables son las lágrimas que se vertieron en toda España cuando las campanas de la Almudena doblaron a difunto. Miles de ciudadanos quisieron ver por última vez a su reina en la capilla ardiente del Salón de las Columnas.
El rey, destrozado como estaba por la prematura muerte de su amante esposa, hubo de soportar otro dolor aún más intenso. Según la tradición, a los reyes hispanos se les prohibía asistir al funeral de sus consortes, por lo que hubo de ver, impotente, desde una ventana de palacio, como se alejaba el cortejo que llevaba a Mercedes al lugar donde descansaría. Como se alejaba de él para siempre.

El pesar del monarca quedó bien reflejado en el sentir popular, con manifestaciones de apoyo en forma de canción que ha llegado hasta nuestros días engrandecida por el cine; un famoso y útil testimonio artístico de la época. Esa canción tan bonita y tan triste que cantaba la multitud fuera del palacio mientras el rey lloraba desconsolado en su despacho, y que decía:

¿Dónde vas Alfonso XII,
dónde vas triste de ti?
Voy en busca de Mercedes
que ayer tarde no la vi.
Si Mercedes ya está muerta,
muerta está, que yo la vi;
cuatro duques la llevaban
por las calles de Madrid.

En contra de los deseos de Alfonso, la fallecida reina no podía reposar en el Panteón Real de El Escorial al no haber sido madre de rey; por lo tanto dispuso que se construyera un catafalco en una capilla cercana, a la espera de poder trasladarla a la Catedral de la Almudena, aún en obras. Hubieron de pasar 120 años para que su deseo se cumpliera. A los pies del retablo de la Virgen de la Almudena, descansa hoy la reina más querida de España. En su tumba, puede leerse aún el epitafio que su enamorado esposo compusiera: "María de las Mercedes, de Alfonso XII la dulcísima esposa."

Este fatal desenlace, la muerte de la reina a una edad tan temprana, y la propia muerte del rey, también joven años después, fue el colofón para consolidar verdaderamente la leyenda. La leyenda de los reyes que más se quisieron y que más sufrieron. Una historia en lo que no se sabe ya cuanto hay de real y cuanto de ficción, aunque no se puede negar que con todo, constituye una leyenda auténticamente "Real". Una historia que es el modelo del amor romántico y popular español, entre dos jovenes de nobles familias separados trágicamente por la muerte, que en apenas cinco meses de matrimonio, consiguieron el afecto y el respeto de toda una nación.

Es cierto que más tarde, Alfonso XII volvió a casarse e incluso tuvo amantes. Pero el recuerdo que guardaba de su más sincero amor, nunca llegó a borrarse; e igualmente el pueblo español tampoco pudo olvidarse por completo de su bienamada reina.
Una prueba fehaciente de este hecho se da con el nacimiento del primer vástago del rey, ya casado con María Cristina de Habsburgo-Lorena. Fue una niña hermosa que sería la postrera alegría de su padre envejecido a sus apenas 25 años llenos de cansancio y penas.
Se llamó María de las Mercedes de Borbón.


Son bien conocidos todos los monarcas de esta dinastía de origen francés; algunos queridos y muchos odiados, y algunos incluso ignorados por la Historia. Pero entre todos ellos, ya sea por su mitificación posterior hecha a cargo de la literatura y el cine o por la coyuntura del momento en que vivió, resalta significativamente el nombre del que ha pasado a la posteridad como "el pacificador", también llamado "el muerto de amor". Sea como fuere, lo cierto es que esta figura se ha convertido ya en parte de la cultura popular española, que no es precisamente decir poco.

Pero siempre que alguien escucha el nombre de Don Alfonso XII, es casi imposible no relacionarlo inmediatamente con otro de los personajes también más queridos, recordados y llorados de las páginas de la Historia de España; llegando incluso en ocasiones a eclipsar al joven rey debido al cariño, respeto y admiración que le profesaban tanto la gente sencilla como la de alta alcurnia. Este personaje fue una mujer, la más trágica y enamorada reina y esposa que las Españas conocieron, María de las Mercedes de Orleans.

Estos dos nombres, como ya se ha dicho, van unidos al sentir romántico y enamorado de la Europa liberal decimonónica; encarnan como pareja de soberanos, el triunfo de todos los sueños de poetas, músicos, pintores, pensadores e incluso, de algunos políticos. Pero como ya se sabe, para que una simple historia pase a ser leyenda, se han de conjugar todos los elementos antes nombrados más uno irremediablemente. La desgracia.
La que paso a exponer ahora, de la forma más esquemática que pueda, es la vida de aquella pareja real que alegró y entristeció de igual manera a varias generaciones de españoles. Es la vida de Alfonso XII y María de las Mercedes.


Ultima edición por letizia princesa astur el 10 Nov 2010 6:15 pm; editado 2 veces
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo
letizia princesa astur
Su Alteza Real
Su Alteza Real
letizia princesa astur

Registrado: 15 Nov 2008
Mensajes: 1362
Promedio por Día: 0.66
Ubicación: Gijón- Asturias-España



Mujer



Estado: Desconectado
MensajePublicado: 10 Nov 2010 5:58 pm     Responder citando

Fue un matrimonio tan corto, que representó desde el primer momento un cuento de hadas. La salud de María de las Mercedes no era buena. Sufrió un aborto y después ya aparecieron los primeros síntomas de la tubercolosis que provocaría su fallecimiento a los 18 años.
Una catedral para la reina
Al morir sin descendencia, es decir, al no ser madre de rey, María de las Mercedes no podía ser enterrada en el Escorial. Por eso Alfonso XII quiso que se construyera una catedral al lado del Palacio Real para que su esposa fuera enterrada allí. Tendrían que pasar más de 100 años. María de las Mercedes fue enterrada en la catedral de la Almudena en el año 2002.

En su tumba puede leerse "María de las Mercedes, de Alfonso XII la dulcísima esposa".


Tras morir su esposa, Alfonso quedó completamente desolado. Su comportamiento cambió. Comenzó a salir de noche, a beber demasiado y a tener aventuras amorosas. Pero el país necesitaba un heredero y el rey estaba obligado a buscar una nueva esposa.


La reina María Cristina
En 1879 se casó con María Cristina de Habsburgo-Lorena. Ella tuvo un papel difícil puesto que se enfrentaba al fantasma de una mujer idealizada, muy querida por el pueblo y sabía que la iban a estar comparando constantemente. La imagen que se tenía de ella es que era estricta y seria. A medida que el tiempo fue pasando, María Cristina se fue ganando el corazón de los españoles. Se dieron cuenta que tenía gran interés en el desarrollo del país y, además, era de costumbres sencillas, nada ostentosas. Alfonso XII y María Cristina tuvieron tres hijos. Tras dos niñas, por fin, nacería el tan esperado heredero, aunque Alfonso XII no le llegó a ver.


María Cristina sabía que su matrimonio había sido de conveniencia, pero quería a su marido y, parece ser, que aunque no fue el amor de su vida, también Alfonso XII le tenía cariño. Ella tuvo que soportar su correrías amorosas y hasta su poco apego por la vida, puesto que Alfonso descuidó su salud totalmente y murió de tubercolósis en El Pardo en 1885 a los 28 años.


LA REGENCIA
María Cristina (1858 - 1929) reinó durante la niñez de su hijo, Alfonso XIII, de 1885 hasta 1902. Durante este tiempo tuvo lugar la guerra Hispano-Americana en la que España perdió sus colonias. No favoreció a ninguno de los partidos políticos y su papel era estrictamente representativo. Durante los últimos años de su regencia hubo muchos conflictos sociales, entre ellos el catalán. Cánovas y Sagasta, líderes de ambos partidos, murieron lo que empeoró la situación y también la Restauración. María Cristina sólo quiso poder pasarle la corona a su hijo, cosa que hizo tan pronto como él cumplió los 16 años. Puso gran empeño en que recibiera la educación necesaria y fuera siempre consciente de cual era su papel

Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo
letizia princesa astur
Su Alteza Real
Su Alteza Real
letizia princesa astur

Registrado: 15 Nov 2008
Mensajes: 1362
Promedio por Día: 0.66
Ubicación: Gijón- Asturias-España



Mujer



Estado: Desconectado
MensajePublicado: 10 Nov 2010 6:04 pm    Título del mensaje: MARIA DE LAS MERCEDES DE ORLEANS Y BORBÓN Responder citando



Ultima edición por letizia princesa astur el 10 Nov 2010 6:47 pm; editado 1 vez
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo
letizia princesa astur
Su Alteza Real
Su Alteza Real
letizia princesa astur

Registrado: 15 Nov 2008
Mensajes: 1362
Promedio por Día: 0.66
Ubicación: Gijón- Asturias-España



Mujer



Estado: Desconectado
MensajePublicado: 10 Nov 2010 6:37 pm     Responder citando

ALFONSO XII Y SU ESPOSA cRISTINA DE HABSBURGO


María Cristina sosteniendo a la hija, con Alfonso y las hermanas de Alfonso, Paz, Isabel y Eulalia.
El palacio había sido un trajín durante los momentos inmediatamente anteriores al natalicio. Elisabeth Franziska, archiduquesa de Austria, había acudido para acompañar en ese trance a su hija Crista. Isabel II, ex reina, también estaba presente para asistir a un evento de gran trascendencia. Isabel, Paz y Eulalia aguardaban expectantes a "un sobrino". Que apareciese en escena una fémina cayó como un jarro de agua fría, a pesar de que Crista tuvo presencia de ánimo suficiente para declarar que deseaba que la pequeña ostentase el nombre de María de las Mercedes (un guiño a la difunta soberana, al rey y al pueblo).

Lo cierto es que el sexo de la criatura importaba...y mucho. De acuerdo con la normativa establecida en el reinado de Alfonso XII, esa primera hija de la reina, en ausencia de un hijo varón, hubiese debido ostentar la dignidad de princesa de Asturias, en detrimento de la hasta entonces princesa de Asturias la infanta Isabel. Pero don Antonio Cánovas había estado maniobrando durante el embarazo para asegurarse de que el título de princesa de Asturias no pasaría de la infanta Isabel a una eventual infanta que pudiese parir María Cristina. Únicamente en el caso de que llegase un varón, se le proclamaría de inmediato príncipe de Asturias. En caso de que llegase una fémina, sería únicamente infanta.
El título de princesa de Asturias se había conferido finalmente a la pequeña Mercedes el 10 de marzo de 1881

A Isabel no le ha molestado ceder su posición a su sobrina Mercedes. Eso disminuye su importancia institucional, cierto, pero sigue siendo la hermana querida del rey, la tía de la heredera y, en última instancia, la segunda en línea de sucesión. En cierto modo, gana mayor espacio privado, tiempo para sus cosas. De ahí que monte a caballo o se vaya de caza con particular asiduidad. Asimismo, puede dedicarse a participar a lo largo del mes de mayo en un enorme repertorio de eventos culturales y artísticos al amparo de la conmemoración del bicentenario de Calderón de la Barca.

MARIA CRISTINA


Ultima edición por letizia princesa astur el 27 Nov 2010 10:59 pm; editado 1 vez
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo
letizia princesa astur
Su Alteza Real
Su Alteza Real
letizia princesa astur

Registrado: 15 Nov 2008
Mensajes: 1362
Promedio por Día: 0.66
Ubicación: Gijón- Asturias-España



Mujer



Estado: Desconectado
MensajePublicado: 10 Nov 2010 6:38 pm    Título del mensaje: ALFONSO XII Responder citando



Cristina, predispuesta desde la niñez a convertirse en una esposa ejemplar, ha tenido la ocurrencia de enamorarse del hombre con quien se había casado por razones escasamente románticas. Eso la ha puesto en la tesitura de sufrir bastante porque su marido la aprecia en lo que vale y la respeta, pero no la ama y ni siquiera experimenta una atracción física hacia ella. Cristina nunca ha tenido, a pesar de sus innegables virtudes, ni una oportunidad de ganarse a Alfonso, porque no responde al tipo femenino que le entra por los ojos al monarca.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo
letizia princesa astur
Su Alteza Real
Su Alteza Real
letizia princesa astur

Registrado: 15 Nov 2008
Mensajes: 1362
Promedio por Día: 0.66
Ubicación: Gijón- Asturias-España



Mujer



Estado: Desconectado
MensajePublicado: 27 Nov 2010 11:03 pm     Responder citando

CRóNICAS REALES
María de las Mercedes en la Almudena
Por José Apezarena
A primeros de noviembre una Reina de España dejará el Monasterio de El Escorial, la tumba colectiva de reyes y príncipes españoles, para reposar en la Catedral de la Almudena. Es María de las Mercedes, una mujer que forma parte de la memoria popular, tanto que hasta le cantan por las calles la copla “María de las Mercedes / no te vayas de Sevilla…”. Fue la joven esposa de Alfonso XII, con quien vivió solamente cinco meses, arrebatada de este mundo por una terrible tuberculosis.

María de las Mercedes de Orleans y Borbón nació en Madrid, en 1860, pero su vida transcurrió sobre todo en Sevilla, donde sus padres, los Duques de Montpensier, mantenían una auténtica Corte. Muy joven, se enamora de su primo, el Rey Alfonso XII, que le lleva dos años. Se casan en 1878, siendo apenas unos muchachos, ella con 18 años, él con veinte.

La boda impacta fuertemente en el ánimo de los españoles, de la gente del pueblo, que pronto empiezan a repetir romances, como aquellos versos que destacan que “se casaron por amor / como se casan los pobres”. Porque, en efecto, muchos desaconsejaron al Monarca el matrimonio con su prima, apelando, entre otras cosas, al oscuro trajinar de Montpensier, un conspirador atrabiliario. El amor pudo por encima de todo. Y la fatalidad arrasó con ese amor en solamente cinco meses. Otra canción, “¿Dónde vas Alfonso XII / dónde vas triste de ti?”, guarda memoria colectiva de la honda tristeza del jovencísimo Rey.

Razones de Estado, además de la necesidad de asegurar cuanto antes la sucesión, llevaron a Alfonso a contraer matrimonio sólo un año después, con la archiduquesa María Cristina de Habsburgo-Lorena. Seis años más tarde, el Rey muere, víctima de la tuberculosis también como su primera y añorada esposa.

La última voluntad de Alfonso XII fue que los restos mortales de María de las Mercedes, a la sazón depositados en el “pudridero” de El Escorial, tuvieran una sepultura singular: la Catedral de Madrid. Un templo que entonces aún no existía, y que ha tardado un siglo es ser concluido. Ahora, una vez terminado, se ha habilitado una cripta digna de la Reina, donde reposará definitivamente, como decimos, a partir de noviembre.

El traslado de los restos ha requerido, lógicamente, el visto bueno del actual Rey, don Juan Carlos de Borbón, cabeza de la Familia Real española, que da así cumplimiento a la voluntad de Alfonso XII, como antes hiciera el Conde de Barcelona, cuando trajo desde Roma, a El Escorial, los restos mortales de su padre, Alfonso XIII.

“Cuatro duques la llevaban por las calles de Madrid” canta la copla, recordando el entierro de María de las Mercedes. Ahora, la ceremonia será mucho más discreta.
http://revista.libertaddigital.com/maria-de-las-mercedes-en-la-almudena-144.html

TUMBA DE LA REINA EN LA ALMUDENA



LA CATEDRAL
http://www.viendomadrid.com/2009/11/catedral-de-la-almudena.html
_________________
"El mañana es la cosa más importante de la vida. Llega a nosotros, de nuevo a medianoche Y espera que hayamos aprendido algo de ayer"
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo
letizia princesa astur
Su Alteza Real
Su Alteza Real
letizia princesa astur

Registrado: 15 Nov 2008
Mensajes: 1362
Promedio por Día: 0.66
Ubicación: Gijón- Asturias-España



Mujer



Estado: Desconectado
MensajePublicado: 27 Nov 2010 11:17 pm     Responder citando

MARIA DE LAS MERCEDES

LA ÚLTIMA REINA ESPAÑOLA por nacimiento y educación tuvo un corto reinado y una vida efímera. María de las Mercedes de Orleans y Borbón, nacida en Madrid y criada en Sevilla, se casó con su primo Alfonso XII el 23 de enero de 1878 y murió cinco meses después, con apenas 18 años. La causa pudo ser unas fiebres tifoideas adquiridas al beber unas aguas contaminadas del sevillano Palacio de San Telmo -entonces propiedad de su familia y ahora sede de la presidencia de la Junta de Andalucía-. También se ha dicho que sufrió un aborto natural, que no recibió la debida atención.
Fue un matrimonio que hizo honor al siglo romántico al ser glosado en los romances y coplas populares de la época.

Mercedes se vistió en el Palacio de Aranjuez y desde allí se dirigió a la capital en un vagón de ferrocarril, gracias a un tramo especial que unía el real sitio con la red viaria. Desde la estación del Mediodía fue a la Basílica de Atocha en un coche, que se había construido para Carlos IV, tirado por seis caballos castaños empenachados de blanco, servido por un tronquista, dos lacayos, un postillón y cuatro mancebos. Estuvo acompañada de la princesa de Asturias Isabel de Borbón, hermana del novio.

El vestido de novia era blanco, con una larga cola con encajes de Alençon. El atuendo lo completaban dos perlas en las orejas, 41 en el collar y otras siete en forma de pera en una diadema, sombrero, del que arranca la cola prendida a las trenzas, pañuelo y abanico. Alfonso vestía el uniforme de gala de capitán general y lucía las patillas que le hicieron famoso.

La basílica estaba iluminada con más de un millar de cirios y adornada con viejas banderas, reposteros y escudos. Celebró la ceremonia el patriarca de las Indias Occidentales, cardenal Benavides. Antes de otorgar el sí, la princesa pidió a sus padres el protocolario permiso y la bendición. Los novios oyeron una misa de pontifical y se cantó el Tedéum. Al final de la boda, los reyes subieron a una carroza tirada por ocho caballos blancos, seguidos por 24 palafreneros. Se dirigieron a palacio a través del paseo del Prado y la calle de Alcalá, rebosantes de gente. Balcones, ventanas y hasta tejados habían sido alquilados a buen precio para contemplar el cortejo.

Alfonso XII, cuya salud no era buena -murió de tuberculosis siete años más tarde, en 1885-, se vio obligado a casarse pronto para garantizar la sucesión de la dinastía, cuya restauración en el trono se había producido tres años antes. No había muchas princesas donde elegir. Se prefería una candidata católica y por eso Alfonso se decidió por su prima carnal; las dos madres eran hermanas (Isabel II y Luisa Fernanda, las dos hijas de Fernando VII). El problema de tipo político para llevarse a cabo la unión fue que el padre de Mercedes era Antonio de Orleans, duque de Montpensier, que había conspirado durante años para sustituir a su cuñada. Con esa meta financió la revolución septembrina de 1868, que le costó el trono a Isabel II, algo que ésta nunca le perdonó.

La segunda boda de Alfonso XII, el 29 de noviembre de 1879, con la archiduquesa de Austria María Cristina de Habsburgo fue prácticamente una repetición de la primera. La nueva reina tuvo dos hijas y cuando Alfonso XII murió, estaba embarazada del que sería Alfonso XIII.



* Artículo EL PAÍS.
_________________
"El mañana es la cosa más importante de la vida. Llega a nosotros, de nuevo a medianoche Y espera que hayamos aprendido algo de ayer"
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo
letizia princesa astur
Su Alteza Real
Su Alteza Real
letizia princesa astur

Registrado: 15 Nov 2008
Mensajes: 1362
Promedio por Día: 0.66
Ubicación: Gijón- Asturias-España



Mujer



Estado: Desconectado
MensajePublicado: 27 Nov 2010 11:53 pm     Responder citando

Biografías y Libros de Historia:

-José Antonio Vaca de Osma. Alfonso XII y la Reina María Cristina.
Biografía conjunta de los bisabuelos del Rey de España que reconstruye una historia de amor y desamor, siempre con la etérea sombra romántica de la reina Mercedes, y pone de relieve el perfil humano y el papel clave que jugaron Alfonso XII de Borbón y María Cristina de Habsburgo durante el período histórico que les tocó vivir. Desde la vida licenciosa de Isabel II, con sus amantes y su prole, las guerras carlistas, las revoluciones, los grandes y pequeños espadones, los obispos, los masones, la Restauración y la Regencia (etapa política marcada por un año desastroso, 1898, en que España perdió Cuba y Filipinas), hasta el reinado de Alfonso XIII y la Dictadura de Primo de Rivera.

- Carlos Seco. Alfonso XII
Más allá de los tópicos y los mitos: un retrato admirable y riguroso del rey Alfonso XII y su época.
Este libro no es una biografía más del Rey romántico, sino un estudio en profundidad de la época -crucial en nuestra historia contemporánea- que se abre con los prolegómenos de la revolución de 1868 y se cierra con los inicios de la regendia de Doña María Cristina de Austria, una época contemplada en esta obra tanto en su dimensión política, como en sus aspectos sociales y culturales, y que culmina en la figura y el reinado del Pacificador. Carlos Seco despliega en este libro el rigor y la profundidad de un gran especialista en este periodo histórico para perfilar con todos sus complejos matices la figura de Alfonso XII.


- Ana de Sagrera. La Reina Mercedes
Quinta hija de Antonio de Orleáns, duque de Montpensier, y de la infanta Luisa Fernanda, hermana de la reina Isabel II, nació María de las Mercedes de Orleáns y Borbón un 24 de junio de 1860. Transcurrió su infancia en su amada Sevilla. Unos placenteros días en familia que se vieron interrumpidos por dos exilios provocados por las intrigas políticas de su padre: el primero, en Portugal; el segundo, en Francia.
En las Navidades de 1872, se reencontraría María de las Mercedes con su primo Alfonso, y ambos quedarían cautivados. Así lo expresó el futuro Rey de España: “Ella apareció ante mis ojos como la imagen de la felicidad y la virtud.”
En enero de 1874, con el pronunciamiento de Sagunto, se proclama rey a Alfonso XII, y se inicia la Restauración, que supuso la vuelta de los Borbones al poder.
Este suceso cambiará el rumbo de la vida de María de las Mercedes. Vuelve a su patria, junto con su familia, y se inicia un romance que transcurrirá entre cartas y breves visitas de su primo Alfonso al Palacio de San Telmo, en Sevilla, donde se instalará la familia de Montpensier, alejada de la Corte.
Este noviazgo constituyó una cuestión de Estado. A pesar de la oposición manifiesta de Isabel II, que no quería ver a una Orleáns en el trono y que no asistió al enlace, se celebró la boda de su hijo, Alfonso XII, y María de las Mercedes un 23 de enero de 1878. Un matrimonio que llenó de júbilo al pueblo de Madrid pero fue prematuramente sesgado por la enfermedad de la reina Mercedes. El 26 de junio del mismo año, tras una larga agonía, moría en brazos del desdichado Alfonso XII.
Fue enterrada al día siguiente en una capilla de la Basílica de San Lorenzo de El Escorial. Hoy sus restos descansan en la Catedral de Madrid, como lo deseaba el rey Alfonso XII.
La biografía más completa y documentada que nos descubre los intereses y fines políticos de una dinastía, y los detalles de un amor que triunfó más allá de la muerte.


- María José Rubio. La Chata: La Infanta Isabel de Borbón y la Corona de España
Isabel de Borbón ha sido la infanta más carismática de la historia de España. Conocida popularmente con el apodo de «La Chata» por su nariz, dedicó su vida al servicio de la monarquía. Nieta, hija, hermana y tía de reyes, fue dos veces princesa de Asturias y heredera al trono, nunca ambicionó la corona para ella.
Hija primogénita de Isabel II, nació en 1851 en la lujosa corte isabelina. Fue testigo primordial de la monarquía de su madre, marcada por la inestabilidad política. Obligada por intereses de Estado, se casó en 1868 con su primo Cayetano de Borbón, que agobiado por su enfermedad mental, se suicidó poco después. Tras el derrocamiento de Isabel II en 1868, vivió en el destierro en París, viajando por toda Europa. Fue un personaje fundamental en la Restauración de su hermano Alfonso XII y regresó con él a Madrid en 1875. Gran mecenas de la música, la literatura y el teatro, ejerció también una importante labor de Beneficencia. Tras la trágica muerte de Alfonso XII en 1885 fue un gran apoyo moral para la Regencia de María Cristina y participó decisivamente en la educación de su sobrino Alfonso XIII. A su servicio pasó la última etapa de su vida y viajó por España, Europa y América en representación oficial. En 1910 realizó un sonado viaje a Argentina, aún vivo en la memoria de ese país. Falleció en París en 1931, a los 79 años, sólo cinco días después de salir de Madrid, empujada al exilio por el derrocamiento de Alfonso XIII y la proclamación de la II República.
María José Rubio aborda la complejidad de este insigne personaje de la familia Borbón con la profundidad de análisis que merecía y logra trascender por vez primera esa imagen superficial de la que hasta ahora había sido prisionera: la dama de las romerías, los toros y las verbenas; la «manola de sangre azul», que decían los periódicos de la época. "La Chata" es la biografía de una mujer educada para ser reina....



_________________
"El mañana es la cosa más importante de la vida. Llega a nosotros, de nuevo a medianoche Y espera que hayamos aprendido algo de ayer"
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo
letizia princesa astur
Su Alteza Real
Su Alteza Real
letizia princesa astur

Registrado: 15 Nov 2008
Mensajes: 1362
Promedio por Día: 0.66
Ubicación: Gijón- Asturias-España



Mujer



Estado: Desconectado
MensajePublicado: 28 Nov 2010 12:00 am     Responder citando

MARIA CRISTINA:SEGUNDA ESPOSA DE ALFONSO XII

Parece ser, que los primeros meses de estancia en la Corte de Madrid de la joven reina María Cristina de Habsburgo-Lorena, segunda esposa de Alfonso XII, no fueron nada fáciles. Aparte de verse rodeada de cortesanos desconocidos para ella, hubo de habituarse a una corte en la que las intrigas y los rumores estaban a la orden del día. Además estaba el tema de sus relaciones personales con el rey Alfonso, ya que ella conocía que su compromiso no había sido por amor, sino por una cuestión de estado.

Tras la muerte de María de las Mercedes, primera esposa de Alfonso XII, sin hijos, se produjo un hecho insólito en la historia de España, ya que fue nombrada sucesora de Alfonso XII y jurada como princesa de Asturias su hermana, la infanta Isabel, popularmente conocida como La Chata. Por eso, cuando al mes de celebrarse la boda de Alfonso XII y María Cristina de Habsburgo-Lorena, ésta, comunicó que estaba embarazada, la alegría fue generalizada, no solo en la corte, sino en toda España.
Según las biografías de la reina María Cristina de Habsburgo-Lorena, segunda esposa de Alfonso XII, ésta, solo tuvo un conflicto con la corte española en toda su vida. Al parecer cuando ella se preparaba para su primer parto decidió que su médico sería Juan Riedel, venido con ella desde Viena y que había sido el médico de su familia. Es más, decidió que ningún médico español asistiría al parto, ni siquiera como ayudante. Esta decisión, además del enfado de los médicos de cámara, provocó la dimisión del decano del Colegio de Médicos, el doctor Alonso Rubio.

El primer parto de María Cristina de Habsburgo-Lorena tuvo lugar el 11 de septiembre de 1880, y de el nació una niña. Pese a no ser el ansiado heredero varón, la alegría no fue menor. Quizá la más apenada por este hecho fue la misma María Cristina, que deseaba con todas sus fuerzas tener un niño, conocedora de la existencia de los gemelos que había tenido Alfonso XII con la cantante Elena Sanz. Quizá por eso María Cristina propuso a Alfonso poner el nombre de María de las Mercedes a la recién nacida, en recuerdo de su primera y amada esposa.

Pese a su recién estrenada paternidad, Alfonso XII no dudó en seguir teniendo otros amores. María Cristina de Habsburgo-Lorena comenzó así a sufrir por amor, ya que los escarceos amorosos del rey eran además de conocimiento público. La amante pública del rey no era otra que la contralto italiana Adela Borghi, conocida popularmente como La Biondina, por lo rubio de sus cabellos. Como en otras ocasiones y ante la pasividad de Alfonso XII, fue Canovas del Castillo quien para preservar la integridad de la monarquía ordenó al Alcalde de Madrid que fuera el mismo a la casa de Adela Borghi y la obligara no solo a dejar al rey, sino a abandonar España.

Cuando María Cristina de Habsburgo-Lorena confirmó su nuevo embarazo en la primavera de 1882 hizo prolongar el Te Deum que se estaba celebrando en su honor en la colegiata del palacio de La Granja, todo ello con la esperanza de que fuera un niño. Además, y como tradicionalmente se hacía en la corte española, la reina hizo traer desde distintos puntos de España diversas reliquias. Entre ellas el báculo de Santo Domingo de Silos y la pila bautismal de Santo Domingo de Guzmán. Pese a todo, el 12 de noviembre de 1882 vino al mundo otra infanta, bautizada con el nombre de María Teresa.
_________________
"El mañana es la cosa más importante de la vida. Llega a nosotros, de nuevo a medianoche Y espera que hayamos aprendido algo de ayer"


Ultima edición por letizia princesa astur el 28 Nov 2010 8:57 pm; editado 1 vez
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo
glorisabel
Su Alteza Imperial
Su Alteza  Imperial
glorisabel

Registrado: 07 Jun 2008
Mensajes: 8254
Promedio por Día: 3.69
Ubicación: San Juan, Puerto Rico



Mujer



Estado: Desconectado
MensajePublicado: 28 Nov 2010 12:22 pm     Responder citando

Letizia: ¿Pediste la venia de los administradores del foro para abrir este hilo?
Es una de las reglas del foro. Ya hay otro hilo de María Cristina de
Habsburgo-Lorena. ¿Lo vas a unificar con éste?

_________________
Duquesa de Atenas, por concesión Real y
Volodarka de Ucrania, por concesión Imperial
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo
Enviar tema a:
Meneame Meneame
Digg

Guardar tema en favoritos:

Google Bookmarks

Yahoo Yahoo Bookmarks

Delicious Delicious

Sindicar titulares de este foro

Todas las horas están en GMT + 2 Horas

No puede crear mensajes
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas

Página 1 de 6 | Ir a página 1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente
Publicar Nuevo Tema     Responder al Tema        Índice de Foros Realeza -> Casa Real de España (Historia)


 
Saltar a:  



Contactar con el Administrador Principal de Foros Realeza
Foros Realeza
.
Estadísticas
Mapa del sitio
RSS Sindicar temas
|
|
|
|
|
|
Opciones de usuario:
Registrarse :: Conectar
Editar perfil
Eliminar cuenta de usuario
Borrar cookies creadas por este sitio
|
|
|
|
|
|
Privacidad :: Terminos del servicio